2 ago. 2008

MIL AÑOS DESPUES...

Por Antonio Castro Manzano

Mil años después...

aquel ser de figura amorfa

se incorporó en su lecho

de rojiza arena

y con lo que parecían ser unos ojillos

vidriosos, viscosos

oteó el horizonte de la nada

emitió un sonido gutural,

menos humano que animal

y, desconsolado,

se tendió de nuevo

sobre su lecho milenario

para seguir durmiendo.

No hay comentarios: